¿Cuánto vale un toro para una corrida?

Advertisements

La tauromaquia no ha estado nunca tan ajena a la polémica como en los últimos años, ya que, independientemente de la pandemia, el número de espectadores de los festejos taurinos está cayendo en picado en la mayor parte de España.

Por otro lado, nos encontramos con firmes defensores de la llamada “fiesta nacional”, entre los que se encuentran algunos partidos políticos, profesionales del sector y, por supuesto, todos aquellos que obtienen beneficio económico de las corridas, como los ganaderos.

¿Cuánto cuesta una corrida de toros?

Obviamente, e independientemente del sentido cultural y festivo que algunos puedan otorgarle, el mundo de la tauromaquia es un negocio como otro cualquiera que busca su rentabilidad. Encontrarla en un sector que pierde adeptos día tras día no es nada sencillo, ya que los gastos, lejos de bajar, se multiplican. 

El mundo del toreo siempre ha sido bastante hermético a nivel financiero. Los pocos que se han atrevido a indagar sobre el tema tampoco han podido acceder a mucha información. Poca gente sabe cuánto cobra realmente un matador por una corrida o cuánto sacan los ganaderos por un astado. 

El precio de organizar una corrida de toros depende de muchos factores, como la ubicación, como es lógico, ya que no todas las plazas tienen los mismos gastos ni el mismo aforo. Obviamente, un aforo completo siempre resulta más rentable.

Pero uno de los puntos más desconocidos de las corridas es cuánto cuesta realmente un toro, para lo que hay que tener en cuenta diversos factores, pero el más importante es a qué ganadería pertenece el animal.

La vuelta a la normalidad del sector taurino

Como comentábamos en el apartado anterior, hay cierto hermetismo sobre lo que cuesta un toro para una corrida, además de que existen una serie de factores condicionantes para determinar el precio. 

Con la pandemia, que nos trajo aquellos largos meses de incertidumbre y reducción de aforos que hicieron inviables muchos festejos, la “normalidad” parece haber regresado a los ruedos, aunque con una disminución de público considerable, sobre todo en ciertas localidades. 

Esto no parece afectar a los encierros típicos de muchas localidades españolas, que tras dos años de parón forzoso han vuelto por todo lo alto y con gran afluencia de público. En muchas de ellas se celebran corridas tras los encierros, pero lógicamente ni los aforos ni la calidad de los astados puede ser comparable con la de las grandes plazas. 

El precio de un toro para una corrida

Antes de la pandemia se estimaba que, para torear un astado en una plaza como la de Las Ventas (considerada un coliseo mundial en el universo de la tauromaquia), había que desembolsar alrededor de 5000 euros. Siempre hablamos de cifras estimadas, ya que algunas ganaderías consideradas “premium”, como los Miura o Victorino, pueden alcanzar un precio aún mayor que incluso puede duplicarse o triplicarse en citas especiales, como la Feria de San Isidro madrileña o los tradicionales Sanfermines de Pamplona. 

En la actualidad (y teniendo en cuenta el impacto de la inflación), el precio de un toro ya en la plaza y listo para ser lidiado también se ha visto incrementado. Se comenta que un astado cuesta alrededor de 6000-7000 euros. Si tenemos en cuenta que en las corridas normalmente se lidian seis toros, podemos hacernos una idea del coste mínimo de su celebración, sin contar con lo que cobra el matador y los gastos derivados de la organización del evento.

Loading...