≡ 8 veces que la princesa Diana habló con franqueza sobre su complicada vida como miembro de la realeza ➤ Brain Berries

8 veces que la princesa Diana habló con franqueza sobre su complicada vida como miembro de la realeza

Advertisements

Desde que se convirtió en una figura pública, la princesa Diana estuvo rodeada de controversia. Mientras que el pueblo la recibió con los brazos abiertos como nuevo miembro de la realeza, la realidad a la que ella se enfrentaba a puerta cerrada se mantuvo oculta durante muchos años. Sin embargo, con el paso del tiempo Diana ganó en madurez y confianza en sí misma y comenzó a hacer fuertes revelaciones que dejaron al mundo en shock.

Sus intentos de suicidio

En el documental “Diana: en sus propias palabras”, en el que se revelan grabaciones originales que la princesa entregó al periodista Andrew Morton para el libro que él publicaría más adelante, la princesa confiesa que intentó quitarse la vida en cinco ocasiones como consecuencia de la constante depresión que vivía por el desamor del príncipe Carlos y la relación que este sostenía con Camila Parker-Bowles. “Cuando nadie te escucha, hay mucho dolor interno”, dijo.

El príncipe Carlos no la apoyó desde que se comprometieron

Diana también dijo a Morton que nunca sintió apoyo de Carlos ni de la familia real para lidiar con la prensa. Aseguró que desde que se comprometieron él se mostró más preocupado por el acoso a su amiga Camilla que por todo a lo que se enfrentaba su futura mujer.  

Y una vez casados la depresión se hizo patente. Cada vez que Carlos la veía llorar, le decía que “solo quería llamar la atención” y se iba a montar a caballo, mostrándose indiferente.

El día de su boda fue el más infeliz de su vida

Diana descubrió que Carlos tenía un romance con Camilla desde antes de casarse, y por ello estaba muy triste el día de su boda. Así lo reveló en las grabaciones entregadas a Andrew Morton. Incluso afirmó que fue el día más infeliz de su vida, pero que no tuvo el valor de cancelarla. “Yo era como un cordero de camino al matadero”, dijo. 

La ceremonia fue vista por más de 750 millones de personas. Diana tenía 19 años cuando se casó y Carlos, 32.

Padeció bulimia durante años

En 1995 Diana ofreció una entrevista al periodista Martin Bashir en la que confesó que había padecido bulimia desde antes de casarse, cuando Carlos le dijo que estaba “rellenita”.

Señaló que tenía problemas de autoestima y que los atracones de comida le daban una sensación de confort. Añadió que la bulimia era un síntoma de lo que estaba ocurriendo en su matrimonio y que nunca pidió ayuda a la familia porque era algo de lo que se avergonzaba.

Carlos estaba celoso de la atención que Diana atraía

En la entrevista que realizó Diana para Bashir, la princesa de Gales también reveló que Carlos se mostró molesto desde el momento en el que la prensa empezó a prestarle tanta atención y el público le mostró su cariño. 

Narró que un viaje a Australia de un mes, la prensa sólo se ocupaba de buscarla a ella: “Si eres un hombre orgulloso, te molesta si ocurre eso todos los días durante cuatro semanas, y te sientes deprimido por ello, en vez de estar feliz y compartirlo”. 

La familia real no quería que Diana fuera reina

Diana aseguró en entrevistas que nunca creyó que fuese a ser reina, alegando que a la familia real no le habría gustado. Explicó que ella hacía las cosas con el corazón y no con la cabeza, y que eso no encajaba con las normas de la casa real. 

Asimismo, señaló que nunca le ayudaron a entender el rol que tenía que cumplir y que tampoco le reconocían cuando hacía bien las cosas. Solo la criticaban cuando fallaba. 

Diana también fue infiel

Además de la bien conocida infidelidad por parte de Carlos con Camilla, Diana reconoció que ella también había tenido aventuras, entre ellas con su guardaespaldas Barry Mannakee, quien murió en un accidente de moto, y con el exoficial de caballería James Hewitt.

Reina de corazones

Diana de Gales reveló en entrevistas que si bien nunca sería reina, sí quería ser “reina de corazones” y tener el amor de la gente, y eso lo consiguió.

Durante los últimos años de su vida, la princesa logró dar buen uso a la atención mediática insaciable que había en torno a ella, poniendo el foco en su labor humanitaria. “Nada me da más felicidad que ayudar a las personas más vulnerables de la sociedad”, aseguró.

Loading...