¿Te atreves? Las 10 comidas más extrañas de América Latina

Advertisements

Una de las mejores cosas de viajar es probar nuevos platillos en los lugares que visitas. Pero si tu destino es alguno de estos países Latinoamericanos, podrías encontrarte con unas peculiares preparaciones no aptas para “estómagos delicados”. ¿Te atreverías a probar alguno? No digas que no te lo advertimos…

 

 

Ubres a la parrilla (Chile)
En algunas zonas de Chile ofrecen un particular corte de res: las ubres. Su preparación más común es a la parrilla y, según los conocedores, si se hace bien, su textura no es desagradable y su sabor es parecido al de la lengua. Hablando de no desperdiciar nada, ¿eh?

 

 

Cuy (Ecuador)
El cuy (o cobaya, o conejillo de indias) es un simpático roedor que muchos tienen como mascota. Pero en Ecuador es ofrecido asado en muchos locales de comida. También es común en algunas partes de Perú y Colombia.


Cuajado de morrocoy (Venezuela)
A simple vista parece sólo una tortilla con plátano frito. Pero también tiene carne de morrocoy, el nombre que le dan en Venezuela a la tortuga de tierra. Lo preparan en Semana Santa y no es muy fácil de conseguir, por lo que es más probable que te ofrezcan su versión con cazón (una especie de tiburón).

 

 

Gusanos de Maguey (México)
Sí, son gusanos, fritos, con salsa o guacamole, comúnmente acompañados de tortillas. En México son considerados un manjar y en algunos lugares son bastante costosos. ¡Algunas personas dicen que es como comer papas fritas!


Escamoles (México)
Seguimos en tierras Aztecas. Esos pequeños granos que ves en la imagen son huevos de hormiga. Normalmente los preparan guisados y dicen que son muy nutritivos. Por algo también les llaman el “caviar Mexicano”.

 

 

Hormigas culonas (Colombia)
El nombre de estas hormigas se debe a su “gran trasero” del tamaño del de las abejas. En varios departamentos Colombianos es común que las vendan tostadas y saladas. Pensaste en maní, ¿cierto? Pues al parecer su sabor es parecido.


Caldo de cardán (Bolivia)
Ok, seamos honestos. El pene de toro no es tan raro y en muchos países se consume. Pero eso no quita que el pensar en una sopa con eso como ingrediente principal impresione a la gente. Por supuesto, dicen que es afrodisíaco.


Iguana en coco (Venezuela)
Este exótico reptil es en realidad un ingrediente tradicional de la cocina Guajira Venezolana (y también de Honduras y Nicaragua). Este platillo combina la carne de iguana con vegetales y leche de coco.

 

 

Sarapatera (Perú)
Si te parece que la tortuga del cuajado Venezolano está muy “disfrazada”, entonces, ¿qué tal una sopa hecha con su carne y plátano, preparada y servida en su propio caparazón? Es uno de los platillos más exóticos de la selva Peruana.


Larvas de coco (Ecuador)
Altas en proteínas, estas son larvas de escarabajo, usualmente fritas en su propia grasa, asadas a la parrilla o guisadas. Son un platillo típico indígena, pero poco a poco ha ido ganando terreno en las ventas callejeras de Ecuador.

Advertisements


Loading...