¿Qué se come en Navidad en América Latina?

Advertisements

La costumbre de reunir a la familia en la mesa durante Navidad es la más extendida en Latinoamérica. Es por ello que los alimentos que se preparan cobran especial valor en estas fechas. Recetas que han pasado de generación en generación forman parte de la identidad de cada país. Echemos un vistazo a esos platillos que no faltan en el compartir gastronómico de la época.

 

 

Hallacas y pan de jamón (Venezuela)
Al llegar diciembre, el olor de las hallacas inunda los hogares de la mayoría de los venezolanos. La hallaca es una especie de tamal elaborado con harina de maíz que se rellena con un guiso potente. El estofado contiene carnes de res, cerdo y gallina, sofrito, pasas, aceitunas y alcaparras. El acompañante es el pan de jamón, relleno de jamón ahumado, tocineta, pasas y aceitunas.

 

 

Cola de mono y pan de pascua (Chile)
La cena para celebrar la Nochebuena en Chile es similar a la norteamericana, con pavo asado con castañas como protagonista. Sin embargo, tienen la tradición de elaborar Cola de mono, una bebida que alegra a los comensales. Se elabora con pisco (aguardiente), azúcar, café con leche y canela. De postre, pan de pascua. Este biscocho se elabora con nueces, maní, almendras, frutas confitadas y café. ¡Una delicia!

Picana (Bolivia)
En Bolivia se elaboran al menos unos cuatro platos para la cena navideña y el principal es la picana. Este estofado lleva carne a montón: pecho de vaca, pollo, cordero y verduras. El cocido se aliña con vino, cerveza y pimentones. Como si no les bastara, los bolivianos suman a su cena lechón, pavo y buñuelos. Al parecer, no hay cabida para los vegetarianos.

Lechón asado (Cuba)
En la isla, el rey de la Navidad es un dorado lechón entero (con cabeza incluida) que previamente se cocinó por varias horas en el patio de la casa. Servido en una bandeja decorada con vegetales, el cerdo asado se corta en trozos y se sirve con guarniciones típicas como frijoles negros, plátanos, arroz y pan.

Vitel Toné (Argentina)
Si algo caracteriza a los argentinos es su pasión por la carne. Por eso no sorprende que el plato de entrada en la cena de Navidad sea el Vitel Toné. Consiste en una pieza de ternera cocida con hierbas y caldo, cortada en filetes y bañada con una salsa hecha con atún, mayonesa, anchoas y alcaparras. Una delicia que acompañan con ensalada rusa, huevos rellenos y lechón al horno.

Buñuelos (Colombia)
La gastronomía de Colombia es amplia y muy calórica, y en el menú de Navidad destacan los buñuelos, que se comen como aperitivo o entremés. Estos son unas crujientes bolitas que se elaboran con fécula de maíz, harina de yuca y queso costeño rallado. Tamales, empanadas, natilla y lechona también brillan en la mesa.

Ensalada de Nochebuena (México)
El colorido que caracteriza a la cultura mexicana tiene su representación en una particular guarnición que se sirve el 24 de diciembre: la ensalada de Nochebuena. Lleva betabel (remolacha), lechuga, naranja, manzanas, cacahuates, jícama, caña de azúcar, nueces y piña. Claro, también se sirven muchos otros platillos como bacalao, tamales y romeritos.

Advertisements


Loading...